¿Cómo elegir un cojín antiescaras?

cojines antiescaras

¿Cómo elegir un cojín antiescaras?

Del mismo modo que tenemos que llevar un calzado de calidad que nos asegure una correcta salud podológica, las personas usuarias de sillas de ruedas tienen que contar con todos aquellos accesorios que mejoren su bienestar. Por ejemplo, cojines antiescaras

No solo están indicados en estos casos, sino que las personas cuyos trabajos sean eminentemente sedentarios y pasen muchas horas sentadas, también pueden hacerse con uno. 

En todos estos casos, la base de soporte principal, es decir, el asiento, ha de ser correcta, cómoda y permitir una mejor tolerancia de la posición sin ocasionar daños posturales o en la piel.

Factores a la hora de elegir un cojín antiescaras

  • La posición y estabilidad de la pelvis.
  • La integridad de la piel.
  • La comodidad y la tolerancia de la postura en sedestación.
  • La posición de la pelvis y la estabilidad.

De la posición de la pelvis dependerán los problemas posturales que podamos padecer en otras zonas. La razón no es otra que el hecho de que la pelvis  tenga un efecto directo en las extremidades superiores, inferiores, cabeza y tronco. Por eso, si está en una posición correcta y equilibrada, es más fácil recolocar las otras partes del cuerpo. Dicho de otro modo, una pelvis estable proporciona estabilidad a la columna vertebral y permite al tronco estirarse. Si este está extendido de manera estable, la cabeza y las extremidades superiores también adoptarán la postura adecuada. 

En cómo se sitúe la pelvis influirá notablemente a forma del contorno del cojín. En el caso de los cojines antiescaras que tenemos en el catálogo de Ortopedia Plaza, deben favorecer la estabilidad, el equilibrio y fomentar una posición adecuada para evitar, corregir o dar espacio a las deformidades óseas. Hay además soportes adicionales para  una mejor superficie de soporte.

Consecuencias sobre la piel

Por si no lo sabías, la piel sufre notablemente mucho los efectos de la postura en sedestación. Por eso, queremos repasar unas cuestiones a evitar para protegerla: 

  • Excesiva hidratación, calor y humedad

La humedad, la excesiva hidratación y el calor aumentan el riesgo de que la piel se lesione. Por eso son tan importantes los materiales del cojín y de la funda. Materiales como la espuma y el aire no permiten que el calor se disipe más allá de las nalgas. Por eso el elástico, el microclimático y el material impermeable o de incontinencia son los mejores materiales. 

  • Presión

Si la persona pasa mucho tiempo sentada, pueden aparecer úlceras por presión. En este sentido, los cojines antiescaras de espuma están diseñados para usuarios sin apenas riesgo de sufrir lesiones y que pueden realizar cambios de peso por sí mismos. Los cojines de aire y los de fluido permiten un mayor alivio de la presión.

  • Cizallamiento y fricción

Otros factores que pueden producir úlceras por presión. Aparecen cuando el usuario no está colocado de manera estable y se desliza en el asiento. También cuando realiza movimientos repetitivos contra la superficie de soporte. Por eso, la estabilidad del usuario y el material de la superficie del cojín son claves para combatir el cizallamiento y la fricción de manera eficaz.

Compartir esta entrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *