Cómo inmovilizar un dedo de la mano

Cómo inmovilizar un dedo de la mano

Cómo inmovilizar un dedo de la mano

Un dedo roto suele manifestarse con dolor, hinchazón, hematoma, dificultad para mover un dedo lesionado y, a veces, es una deformidad.

En el caso de una fractura de dedo, es muy importante introducir el tratamiento adecuado lo antes posible. Por ello, debes saber cómo inmovilizar un dedo de la mano.

Primeros auxilios para un dedo lastimado

Vale la pena comenzar con una compresa de frío rápido, que por un lado alivia mucho el dolor y, por otro, ayuda a controlar ligeramente la hinchazón que aún progresa.

Es mejor usar hielo para esto, pero si no está a la mano, podría ser agua muy fría en la que sumerjas el dedo lastimado durante unos minutos.

Después de tal “anestesia” con frío y contracción de los vasos sanguíneos en el sitio de la lesión, procede al tratamiento del dedo lesionado.

En primer lugar, debe endurecerse y comprimirse adecuadamente, asegurando así la articulación dañada y los tejidos blandos que la rodean, al menos hasta una cita ortopédica con un medico.

Lo mejor es envolver el dedo golpeado (comenzando desde la raíz) con un vendaje común (relativamente estrecho), que proporciona presión y rigidez.

Para asegurar el apósito y garantizar una mejor inmovilización, se recomienda vendar junto con el dedo adyacente o hacerlo con un palito de helado o un lápiz.

Es importante destacar que los dedos vendados deben ponerse en su posición natural, es decir, ligeramente doblados y no completamente extendidos. El apósito para los dedos también puede cubrir la muñeca para sujetarla mejor.

Qué hacer para inmovilizar la lesión

Comprueba la seguridad, y usa guantes (equipo de protección personal), y también mantén la calma, así podrás controlar la situación.

Por otro lado, debes limitar el movimiento de la parte dañada del cuerpo e inmovilizar la lesión siguiendo estos pasos:

  • Debes inmovilizar en la posición actual (evitar mover o forzar la posición).
  • Si se ha dañado una articulación, debes inmovilizar esta articulación y dos huesos adyacentes.
  • Si un hueso está dañado, inmoviliza este hueso y dos articulaciones adyacentes.
  • Utiliza cualquier objeto rígido para inmovilizarlo, recordando que el objeto se ajusta al miembro lesionado (nunca al revés) envolviéndolo con un vendaje.
  • Si hay una fractura abierta (fragmentos de hueso visibles a través de la herida), el sitio de la herida debe cubrirse con el mismo apósito que para el sangrado. Asegúrate de no quitar ni empujar ninguna parte del hueso que sobresalga.

Estabilizadores qué son y para qué se utilizan

Para muchas víctimas de accidentes, el proceso de tratamiento con yeso da escalofríos con solo pensarlo. Una alternativa más ligera y sencilla al yeso son los estabilizadores, que son un tipo de producto ortopédico.

Los estabilizadores están diseñados para inmovilizar articulaciones específicas, las cuales que han sufrido un accidente y requieren de una intervención profiláctica.

Actualmente, el mercado ofrece una amplia gama de estabilizadores, que difieren no solo en el propósito de las partes individuales del cuerpo, sino también en el material del que están hechos o el grado de estabilización.

¿Por qué es importante la inmovilización?

Los primeros auxilios ante la sospecha de un dedo golpeado, son ideales para inmovilizar las articulaciones.

Se debe indicar a la víctima que no haga ningún movimiento con los dedos y recuerda que una dislocación de dedo requiere atención médica inmediata, debido a que la procrastinación aumenta el riesgo de complicaciones.

La inmovilización permite que los tejidos cicatricen adecuadamente y previene la aparición de inestabilidades secundarias.

Vale la pena señalar que, incluso en el caso de una lesión de grado II y III, hoy en día no se usa yeso completo, sino estabilizadores.

Es que el uso de la inmovilización externa, permite una mejor cicatrización de los tejidos, especialmente en lesiones de 2° y 3° grado.

Aunque los remedios caseros para un dedo lastimado son efectivos en los primeros momentos después de una lesión, no debes retrasar tu visita a la clínica o a la sala de emergencias. ¡Una lesión no tratada puede empeorar y prolongar el tiempo de rehabilitación! ¡Compra tu inmovilizador de la mano!

 

Compartir esta entrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *