Las primeras sillas de ruedas

Sillas de ruedas eléctricas

Las primeras sillas de ruedas

Son muchos los años que han pasado desde los primeros prototipos hasta los modelos de sillas de ruedas eléctricas actuales; ligeras, plegables, ergonómicas y hechas con materiales resistentes de última generación. Te contamos un poco de su historia:

Felipe II tuvo la primera

Es en el siglo XVI, concretamente en el año 1595, donde múltiples fuentes hablan de la primera silla de ruedas del mundo. El invento consistió en instalar una rueda a un sillón y un reposapiés para mejorar la vida a Felipe II, inmovilizado durante más de diez años a razón de la gota y la artrosis.

Después, en el siglo XVII, Stephen Farffler ideó un modelo que acoplaba un “chasis” a una silla con ruedas, por lo que el usuario podía impulsarse con los brazos. Si le buscamos un símil a este invento, podemos decir que se parece bastante a las bicis modernas que empleamos para pasear.

La silla “Bath”: la primera que fue patentada

El último hito del que vamos a hablar en Ortopedia Plaza es el de la silla “Bath”, ya del Siglo XIX y la primera patentada del mundo. Usaba dos ruedas traseras de gran tamaño y una tercera, bastante más pequeña, en la parte de delante. Más tarde se le fueron incluyendo mejoras como por ejemplo el asiento regulable, los aros de propulsión o las ruedas de goma. 

La edad de oro de la silla de ruedas: el siglo XX

El siglo XX supuso la introducción de las ruedas radiadas. Fue con la innovadora silla de ruedas plegable de Harry Jennings, un ingeniero que la diseñó para su amigo Herbert Everest: su compañía la monopolizó durante muchos años. Muy rápidamente las sillas posteriores fueron mejorando, pero la base inicial sobre la que se evolucionaba era la de Jennings.

Hoy día, en 2020, las sillas de ruedas ortopédicas han alcanzado su apogeo con las que, por ejemplo, en nuestro establecimiento especializado comercializamos. La calidad y el confort conviven perfectamente en todos los modelos que aquí ofrecemos desde hace años. ¡Ven y pruébalas cuando quieras!

 

Compartir esta entrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *