¿Cómo afrontar una lesión de larga duración?

¿Cómo afrontar una lesión de larga duración?

Las personas que practican algún tipo de deporte suelen desarrollar habilidades, resistencias y muy buena salud si se practica de manera adecuada. Sin embargo, resulta inevitable que en algún momento de su carrera llegue a ocurrir algún tipo de lesión en su cuerpo, las cuales pueden ser de larga duración. Para poder recuperarse correctamente de ese tipo de lesiones, en Ortopedia Plaza disponemos de una gran variedad de productos, como puedes ver en este enlace.

Todo esto significa que el deportista debe disminuir, o detener sus actividades de entrenamiento, y para ello es importante saber cómo afrontarlas.

Es por esta razón que, con los siguientes consejos, será más fácil afrontar las lesiones de larga duración y el cambio de ritmo que se derivan de ellas.

Consejos principales para afrontar una lesión de larga duración

  • Conoce tu cuerpo:

Es importante conocer el funcionamiento del cuerpo y cómo este trabaja. A esto se le conoce como propiocepción, tomar consciencia del mecanismo de cada uno de los músculos, la postura que se adopta durante el ejercicio y en la vida cotidiana. Al hacer esto, se prepara al cerebro para que origine las respuestas más adecuadas a cada una de las situaciones a las que sometemos al cuerpo, y de acuerdo al entorno en que nos encontremos.

Desarrollar esta habilidad permite dar respuestas muy rápidas a situaciones imprevistas. Así, en caso de que suceda algún incidente, se puede atenuar el impacto negativo que este pudiera tener.

  • Mantente ocupado en todo momento:

Aunque exista algún tipo de lesión es importante mantenerse ocupado, respetando los límites de la lesión que se tenga. Por supuesto, se debe evitar sobrecargar las funciones corporales, sin llegar a extremos. Es por esta razón que resulta importante la asistencia de un fisioterapeuta que guíe y coordine la actividad que se puede realizar, su intensidad, frecuencia, entre otros.

  • Enfócate en tu psicología:

Se trata de la propia percepción y actitud frente a la lesión. Al tener una actitud positiva se lograrán mejores y mayores avances en la recuperación. Además de que permitirá evaluar y determinar de una forma más eficiente cómo afrontarla, logrando la paciencia necesaria para no desesperar.

Los altos niveles de ansiedad pueden llevar a una exigencia extrema que no resulta beneficiosa, sino todo lo contrario.

  • Cuida todo tu cuerpo:

Existen diversos factores que aumentan las posibilidades de lesionarse. Por ejemplo, las disposiciones biomecánicas del cuerpo. Es por esta razón que resulta imprescindible el entrenamiento continuado y firme del cuerpo para conocer las capacidades y límites a los que se puede llegar. Además de que esto permite aumentar el rendimiento.

Cada persona tiene características individuales particulares, por lo que este autoconocimiento es esencial para poder desarrollar y fortalecer las partes claves. Gracias a ello, se disminuye el riesgo de lesiones y, en caso de que esta se presente, ocurra una recuperación más eficaz y eficiente.

  • Establece metas:

Uno de los pasos para afrontar de forma positiva una lesión consiste en establecer objetivos y metas a corto, mediano y largo plazo. Siempre ajustadas a la realidad, para que no se conviertan en imposibles y se termine por renunciar. La visualización del cumplimiento de estos objetivos ayuda a fomentar ese buen ánimo para alcanzarlos.

Compartir esta entrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *